lunes, 24 de noviembre de 2014

Activar el corazón



Esta semana asistí a una charla de Tom Heckel, autor del extraordinario libro “Baba Om: una odisea mística”. En él, Heckel relata su viaje espiritual por Asia que le llevó, después de vivir una serie de experiencias místicas así como encuentros con diferentes maestros, al despertar de la conciencia. Desde que leí su libro –que me impactó- tenía ganas de escucharle en directo. Y por eso, el pasado sábado, acudí al encuentro que proponía la Librería Síntesis (gran librería, una de las pocas que quedan especializadas en estos temas y en la que la amabilidad y el buen rollo son lo habitual).

Heckel empezó hablando de paradigmas, esas creencias colectivas que crean nuestra realidad, y de la necesidad de cambiar el paradigma actual que, si se mantiene, acabará provocando que la vida en la Tierra sea insostenible. Para ello, una de sus propuestas –que me encantó- fue la de cambiar la idea que tenemos de que “me falta algo”, por la de que “puedo aportar algo”. El objetivo es crear una realidad más positiva, pensar que estamos aquí para hacer algo positivo e ir, poco a poco, sentando las bases para ese cambio de paradigma tan necesario.

Heckel contó que una de las cosas que aprendió en India es que la supervivencia no depende de tu lucha sino de tu actitud, y que todos y cada uno de nosotros tenemos algo que compartir con el mundo. Su sugerencia es que empecemos a sentir en lugar de pensar, que pongamos atención en lo que sentimos más que en lo que pensamos y que comencemos a desarrollar el cuerpo emocional (afirma que el ser humano ha desarrollado el cuerpo físico y el cuerpo mental pero ha dejado de lado el emocional). Propone activar el corazón y, desde ahí, influir en nuestro entorno de forma positiva para crear una atmósfera de felicidad.

Y, ¿por dónde empezar?, ¿cómo hacerlo? “Se puede empezar desde la respiración,” –afirma Heckel– “respirar y llevar la presencia al corazón. La voluntad y la intención están relacionadas con la respiración. Si llevas tu atención al corazón, llevarás allí tu voluntad, tu intención y, en consecuencia, tus actos. Tu misión no es cambiar el mundo sino cambiar tu actitud y crear, así, una onda expansiva de positividad y de amor”.

A mí, me convenció…

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro, elena!!! ;-) Gracias a ti. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Fantastica idea!!
    Hay que empezar concienciandonos!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno; cambiar ¨me falta algo ¨por ¨¨ PUEDO APORTAR ALGO ¨.
    Muy bueno lo de acentuar tanto el SENTIR como el PENSAR. Desarrollar más lo emocional.
    Visto esto a la rápida parece beatería...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, muchas cosas vistas a la rápida podrían parecer beatería, y sin embargo….
      Me alegra que te haya gustado, anónimo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muchas veces se alaba la inteligencia y la belleza y no los sentimientos,
    el empeño, la voluntad !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que empezar a cambiar paradigmas, como dice Tom Heckel...

      Eliminar
  5. Qué lindo, me gustó!
    Gracias por compartirlo!

    ADORA
    www.labandasiguiotocando.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Muchas gracias a ti, Adora. Un abrazo.

      Eliminar

Tu comentario es una buena noticia...