lunes, 27 de abril de 2015

The Direct Help Foundation


Hoy, más que una buena noticia, quiero hacer un llamamiento. Me enamoré de Nepal hace muchos años, gracias a Toni Aguilar y su ong The DirectHelp Foundation. Como todos sabéis, el pasado sábado, en este pequeño país del Himalaya tuvo lugar un terremoto que se ha cobrado 2.500 vidas. Y, por este motivo y porque en estas ocasiones toda la ayuda es poca, me gustaría hablar de Tdhf y de la buena labor que están haciendo en Katmandú.

Como dicen en sus objetivos fundacionales: “TDHF, The Direct Help Foundation (Fundación para la ayuda directa), es una entidad que trabaja desde el año 2000 en Nepal para que una parte de la población que no tiene los medios para subsistir por sí misma tenga la posibilidad, a través de la fundación, de cubrir sus necesidades básicas como son un techo bajo el que guarecerse, alimentación, ropa limpia, aseo y educación. Cubrir las necesidades básicas es el objetivo más inmediato, pero el fin último de Tdhf es conseguir que estas personas puedan valerse un día con total autonomía. Por ello es muy importante la labor educacional que la fundación lleva a cabo, así como el trabajo que realiza día a día, a través de diferentes propuestas y proyectos, para conseguir que estas personas desahuciadas por sus propios compatriotas recuperen la confianza en sí mismas y descubran sus propias aptitudes y capacidades para desarrollar un trabajo, en el caso de los adultos, y para los estudios, en el caso de los niños”.

Así, en el año 2000 nacía Kumary House, una casa de acogida para treinta niños que procedían de la calle, la mayoría de ellos sin una familia, o sin el cariño ni atenciones básicas que necesita cualquier niño. En Kumary House, además de poder asistir a la escuela tienen alimentación, ropa limpia, aseo y asistencia sanitaria. El proyecto fue creciendo y años después se creó el programa “Kalam Revolution” (La revolución del lápiz), con el objetivo de alfabetizar a mujeres para que puedan acceder a empleos más dignos, entender mejor su entorno y el mundo de sus hijos, etc. En los últimos años, además, se ha abierto un comedor social para la gente del barrio 18 que, lamentablemente, ha sido uno de los más afectados por el terremoto del pasado sábado.

La buena noticia es que Kumary House ha resistido al terremoto. Los niños y los adultos de la casa están bien, aunque refugiados en un campo de futbol y con permiso para entrar en la casa sólo a por alimentos y ropa.
A partir de ahora empieza un camino difícil y duro, de reconstrucción tanto de edificios como de vidas. Cualquier ayuda será bienvenida.

Si queréis colaborar, estos son los datos de su cuenta bancaria:
Caixa d'estalvis i pensions de Barcelona "La Caixa":
ES 53 - 2100-3363-14-2200112245 
Swift: Caixes BB

Su página web: http://tdhf.es


"Manisha iluminando el mundo"

viernes, 24 de abril de 2015

miércoles, 22 de abril de 2015

Día de la Tierra - HOME


En el Día de la Tierra, quiero compartir el documental de Yann Arthus-Bertrand, HOME, que muestra la historia del planeta desde sus inicios hasta el presente. En él, se pueden ver secuencias de imágenes de todo el mundo, en las que se puede apreciar cómo el hombre ha maltratado al planeta y cómo le está afectando: el clima (cambio climático), los ecosistemas (deforestación, sobreexplotación de acuíferos, pérdida de biodiversidad, urbanización, etc.) debido a la voracidad de energía y materiales del sistema socioeconómico capitalista. El documental asimismo avisa que según los científicos, de no modificarse nuestra conducta, probablemente en 10 años la situación podría no ser reversible.

“Estamos viviendo un periodo crucial. Los científicos afirman que solo tenemos 10 años para cambiar nuestro modo de vida, evitar que los recursos naturales se agoten e impedir una evolución catastrófica del clima de la Tierra.

Nos jugamos nuestro futuro y el de las siguientes generaciones por lo que cada uno de nosotros debe participar en este esfuerzo colectivo. HOME ha sido creada para hacer llegar este mensaje de movilización a todos los habitantes de nuestro planeta.

Es por esta razón que la película HOME es gratuita, gracias al mecenazgo del grupo PPR y la distribuidora Europacorp, que ofrecieron su apoyo de forma desinteresada. HOME se ha creado para ti. Corre la voz y colabora con el planeta.”

Yann Arthus-Bertrand



  

lunes, 20 de abril de 2015

Di algo agradable



Improv Everywhere es un colectivo que, como ellos mismos dicen, "se especializa en provocar escenas alegres en lugares públicos". Hasta la fecha, llevan más de 100 misiones y a mí me ha encantado, especialmente, una titulada “Say something nice” (Di algo agradable).

Fue fácil, consistió en colocar, en un lugar público, un atril con un megáfono y un cartel en el que ponía: “Di algo agradable”. En un primer momento, la gente lo miraba con desconfianza pero pronto se animaron y el resultado fue este:

(Se pueden activar los subtítulos en el botón junto a la ruedecita)


Que tengáis un buen día.
Sois todos maravillosos.
Hace un día precioso.
Cumplir 50 es mejor de lo que me dijeron…


Voto por decir muchas cosas agradables. Todos los días. A todas horas.
  

jueves, 16 de abril de 2015

Agradecimiento. Muy muy grande.


Hoy quiero agradecer un regalo -un regalazo- que me ha hecho el gran Rafael Turia, leyendo, grabando y dando alas a dos textos de mi primer libro, "Historias que acaban aquí". Estoy profundamente emocionada.

Gracias de corazón, Rafael.






lunes, 13 de abril de 2015

Cómo llegar a ti


(Imagen de La Mo)


En la pared de una fonda de Madrid,
hay un cartel que dice: Prohibido el cante.
En la del aeropuerto de Río de Janeiro,
hay un cartel que dice: Prohibido jugar con los carritos porta-valijas.
O sea; todavía hay gente que canta, todavía hay gente que juega.”
Eduardo Galeano


Mi sobrina me pregunta: ¿Por qué siempre cantas, tía Elena? Y no sé qué responderle pero sí sé que no quiero dejar de cantar, que no quiero dejar de jugar, que no quiero –que no puedo- dejar de soñar.

Porque sé que si dejo de cantar, de jugar y de soñar, dejaré de creer. Si dejo de creer, dejaré de amar. Y, si dejo de amar, dejaré de vivir.

He oído por ahí que hay quien vive “con los ojos cerrados”, con la voz apagada, con el corazón amurallado. Para no ver, para no quedar afónicos, para no sufrir.

Pero, si cierras tus ojos, ¿quién será testigo de la belleza?; si apagas tu voz, ¿quién defenderá tu verdad?; si amurallas tu corazón, ¿cómo voy a poder llegar a ti?


lunes, 6 de abril de 2015

Cuando sobran las palabras


(Imagen de Morgulis Dmitry)


Hoy comparto un precioso texto de Rocío Lacarve, de su maravilloso blog Te lo dije cantando:

"Me gustan las palabras que abren puertas, las “gracias” dichas en el momento oportuno, acompañadas de una gran sonrisa; los “perdón” que curan, que te hacen olvidar y que van seguidos de un abrazo; y los “por favor” que acaban dando derecho a todo, que piden un permiso que se concede con gusto. Me gustan las despedidas en las que se resisten a pronunciar el contundente “adiós” y se decantan por un “hasta pronto”, sobre todo cuando existe la firme intención de cumplirlo.

Me gustan los “buenos días, las “buenas tardes” y las “buenas noches” que deseamos a los que nos rodean. Pero también me gustan los contratiempos, los que nos hacen espabilar y dar un volantazo, los que sacan lo mejor y lo peor de nosotros, los que nos recuerdan que somos humanos. Me gusta volver a intentarlo, me gusta recoger la toalla que arrojé y me gusta levantarme después de una caída. Me gusta contar las horas, señal de que algo espero.

Me gustan los “no te preocupes” que te hacen sentir capaz de todo, los que borran cualquier problema y con los que comprendes que mañana, más y mejor. Me gustan los “¿cómo estás?” porque esperan una respuesta de ti, porque te dan la oportunidad de compartir con quien te pregunta qué te ocupa y te preocupa. Me gustan los “me he acordado de ti por…” porque suelen estar cargados del cariño más inmenso, porque suelen venir de quien quiere tenernos presente en su vida.

Pero también me gusta cuando sobran las palabras… Me gusta estrechar una mano que te deje sin ellas, me gusta mirar frente a frente y que esté ya todo hablado y, sobre todo, me gustan las caras expresivas, esas que acumulan arrugas resistentes a cualquier crema, porque es la vida misma la que las provoca."

(Mil gracias a Bego)

lunes, 23 de marzo de 2015

La felicidad de Galeano

“Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo y entonces después de tener otro. Entonces nos sentimos frustrados porque los hijos no son lo suficientemente grandes y pensamos que seremos más felices cuando lo sean. Después de eso nos frustramos porque son adolescentes (difíciles de tratar). Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esta etapa. Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestro esposo (a) le vaya mejor, cuando tengamos un mejor carro o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados.

La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que ahora. Si no es ahora, ¿cuándo? Tu vida estará siempre llena de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas. Una de mis frases: “Por largo tiempo me parecía que la vida estaba a punto de comenzar. La vida de verdad. Pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar. Sólo entonces la vida comenzaría. Hasta que me di cuenta que esos obstáculos eran mi vida”. Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad.

La felicidad “es” el camino; así que atesora cada momento que tienes y atesóralo más cuando lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo y recuerda que el tiempo no espera por nadie... así que deja de esperar hasta que bajes cinco kilos, hasta que te cases, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que éste para ser feliz... la felicidad es un trayecto, no un destino.”


(Eduardo Galeano)