lunes, 6 de octubre de 2014

La generosidad hecha mandala



Un mandala es una representación simbólica spiritual y ritual del macrocosmos y el microcosmos, utilizada sobre todo en el budismo y en el hinduismo. Se utilizan para diferentes propósitos: como ofrenda, como enseñanza, para meditar, etc.


Hace unos días oí hablar de Kathy Klein, que se describe a sí misma como una amante del universo y de las plantas a quien le gusta crear “danmalas” (entrega de círculos de flores). Es una artista que utiliza lo que encuentra en la naturaleza para realizar sus obras. Así pues, de la Madre naturaleza Kathy toma prestadas piñas, pétalos, piedras, frutos, etc., y luego se los devuelve.


 El proceso que sigue para crear los danmalas es muy sencillo: primero entra en meditación y después se dedica a juntar todos los objetos naturales que tenga a su alcance y los deja caer dejando que algún patrón se muestre.


Ella dice que estos danmalas nos recuerdan que debemos escuchar la voz de la naturaleza, de la creación y del eterno misterio.

Una vez terminados, les hace una foto y los deja en el lugar que los hizo como regalo para la próxima persona que pase por allí y se los encuentre. Me ha encantado. Es más, el próximo fin de semana, voy a tratar de hacer mi propio danmala.




6 comentarios:

  1. Linnnndísimo!...Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario, José. Me alegra que te haya gustado! ;-) Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Uyyy, qué preciosidades artísticas!!

    ResponderEliminar
  3. Un acto de generosidad y amor a la belleza muy esperanzador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, a mí también me lo pareció. Un abrazo, Mireia.

      Eliminar

Tu comentario es una buena noticia...