lunes, 10 de febrero de 2014

La gratitud puede cambiar el mundo

(Imagen de Caras Ionut)


Una de las cosas en las que coincidimos todos los seres humanos es en el deseo de ser felices. Invertimos horas, pensamientos, acciones e incluso, a veces, dinero en la búsqueda de la felicidad.

Y resulta que la felicidad requiere mucho menos de lo que nos pensamos. No hace falta ir muy lejos, no es necesario hacer grandes cosas, no implica cantidades ingentes de dinero. Me llegó hace unos días un vídeo que se titulaba “La ciencia de la felicidad”, que hablaba de un experimento científico que había descubierto que uno de los factores que contribuye a la felicidad de las personas es la cantidad de gratitud que demuestran.




Unos días después, mi amiga Marina colgó en Facebook la charla de David Steindl-Rast en TED. Este monje benedictino afirma que “No es la felicidad lo que nos hace agradecidos. Es el agradecimiento lo que nos hace felices.” Según él, para vivir con gratitud hay que ser conscientes de que cada momento es un regalo que nos trae una oportunidad, y eso es lo más valioso que nos puede ser dado. Aprovechar la oportunidad es la clave de la felicidad. La buena noticia es que, de nuevo, eso está en nuestras manos.

Y, ¿cómo ser agradecido? Steindl-Rast propone un proceso de tres pasos:

1) Detente.
2) Observa (abriendo el corazón).
3) Actúa.

Si te preguntas qué hacer, cómo actuar, solamente deja que la vida te lo muestre, escucha lo que te propone en este mismo instante, mira a tu alrededor y lo sabrás. Seguramente se te ofrece la oportunidad de ayudar, de amar, de hacer feliz a alguien, de disfrutar haciendo algo que te gusta... Detente, abre tu corazón, observa, y, finalmente, actúa. Si lo que te mueve es el amor y el agradecimiento por esa oportunidad, no te equivocarás.

“La gratitud puede cambiar el mundo”, afirma David Steindl-Rast. Estoy convencida de que tiene razón.




8 comentarios:

  1. Claro que tiene razón. Cambiar primero ese chip que nos metieron de que todo cuesta dinero, que tiene precio, para saber lo qué es gratis. Dejar a un lado tanta avaricia como se ha ido acumulando en esta sociedad es difícil, lo reconozco. La gratitud nos reconforta a todos, a quienes la dan y la toman.

    Con tu permiso compartiré estos cortos que nos enseñas. Cuantas más personas se enteren de ello, más se avanza.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo, hana. Estoy totalmente de acuerdo, cuanta más difusión, mejor. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. toda la razon del mundo en este articulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Andrea. Gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  3. Quisiera agradecerte no solo porque nos hace felices, también por sentirme en deuda por regalarme la vida, salud, amistad, lealtad, sueños, honestidad, verdades y grandes enseñanzas en cada artículo que cuelgas.
    Debemos no acordarnos de lo que damos y no olvidar nunca lo que recibimos.
    Gracias
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Desvanecerse, qué bonito. Muchísimas gracias a ti por seguir ahí después de tanto tiempo.
      Un abrazo grande grande.

      Eliminar

Tu comentario es una buena noticia...