domingo, 5 de mayo de 2013

Tú eres Eso




Hoy quiero compartir un maravilloso cuento encontrado en la página “Cuentos de la Magnolia”:

Cuando Svetaketu tuvo doce años se le mandó a un maestro con el que estudió hasta cumplir los veinticuatro. Después de aprender todos los Vedas, regresó al hogar lleno de presunción en la creencia de que poseía una educación consumada, y era muy dado a la censura.
Su padre le dijo:
 -Svetaketu, hijo mío,tú que estás tan orgulloso de tu ciencia y tan lleno de censuras, ¿has buscado el conocimiento por el cual oímos lo inaudible, y por el cual percibimos lo que no puede percibirse y sabemos lo que no puede saberse?
-¿Cuál es este conocimiento, padre mío? –preguntó Svetaketu.
Su padre respondió:
-Al igual que conociendo un terrón de arcilla se conoce todo lo que está hecho de arcilla pues la diferencia está sólo en el nombre puesto que todo es arcilla, así, hijo mío, te hablo del conocimiento que una vez adquirido hace que lo sepamos todo.
-Pero sin duda esos venerables maestros míos ignoran este conocimiento, puesto que si lo poseyeran me lo habrían comunicado. Dame pues,tú, padre mío, este conocimiento.
-Así sea –contestó el padre. Y dijo-: Tráeme un fruto delárbol del nyagrodha.
-Aquí está, padre.
-Rómpelo.
-Roto está, padre.
-¿Qué ves ahí?
-Unas simientes, padre, pequeñísimas.
-Rompe una.
-Rota está.
-¿Qué ves ahí?
-Nada.
El padre dijo:
-Hijo mío, en la esencia sutil que no percibes ahí, en esta esencia está el ser del enorme árbol del nyagrodha. En eso que es la sutil esencia, todo lo que existe tiene suyo. Eso es lo verdadero, eso es el Yo, y tú, Svetaketu, eres Eso.
-Por favor, padre –dijo el hijo- dime más.
-Así sea, hijo mío –respondió el padre y dijo-: Pon esta sal en agua y vuelve mañana por la mañana.
El hijo cumplió lo mandado.
A la mañana siguiente, el padre dijo:
-Tráeme la sal que pusiste en el agua.
Buscóla el hijo, pero no pudo encontrarla pues la sal se había disuelto.
El padre dijo:
-Prueba el agua de la superficie de la vasija. ¿Cómo es?
-Salada.
-Prueba la del medio. ¿Cómo es?
-Salada.
-Prueba del fondo. ¿Cómo es?
-Salada
El padre dijo:
-Tira el agua y vuelve.
Hízolo el hijo, pero la sal no se perdió, pues la sal existe para siempre. Entonces dijo el padre:
-Así igualmente, en este cuerpo tuyo, hijo mío, no percibes lo verdadero; pero ahí está realmente. En eso, que es la esencia sutil todo lo que existe, tiene su yo. Eso es lo verdadero, eso es el Yo, y tú, Svetaketu, eres Eso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es una buena noticia...