sábado, 5 de enero de 2013

Mama Tunza y su carta a los Reyes Magos




Me envía Hugo (¡¡mil gracias!!) la entrevista de La Contra de hoy de Ima Sanchís. Me ha encantado.

La mágica bondad
Siempre que me toca escribir la entrevista de la víspera de Reyes pido en mi carta poder contarles una historia inspiradora que nos permita seguir creyendo en la magia de la humildad y en todos los ángeles de carne y hueso (como diría Luis Rojas Marcos) que hay entre nosotros. Y, puestos a pedir, pido que dicha historia se la puedan leer los padres a los hijos para que conozcan el poder de la gente buena... Y ahí está: Mama Tunza, la niña finlandesa que decide ayudarla, empresas de safaris que comienzan a llevar a sus viajeros sensibles a visitar el milagro y a colaborar con la carta a los Reyes Magos (Promunditres.org) de 118 huérfanos que han encontrado una madre.
Ima Sanchís

Tengo 53 años. Nací en Kakamega, junto al lago Victoria, y vivo al pie de las colinas de Ngong, en Kenia. Casada, parí cuatro hijos y ahora tengo 121. Dirijo el Centro para Niños Mama Tunza en Nairobi. Creo en todo lo que me dé fuerzas para seguir adelante. Soy animista y cristiana

Soy analfabeta, pero sé de la tierra. Éramos muy muy pobres y siendo una niña me fui a trabajar a Nairobi.

¿De sirvienta?
Sí, a casa de una pareja de italianos en la que estuve sirviendo veinte años. Un primero de enero, a las once de la noche, saliendo de trabajar, de camino a casa (cuatro horas a paso ligero), vi en una montaña de basura una caja de la que asomaba un bracito...

¿Un bebé?
Lo limpié, lo vestí y lo alimenté, y lo llevé a la policía, que quiso detenerme por tener a ese niño tan maltratado. Me llevó horas convencerles de que lo había encontrado.


¿Se quedaron al niño?
Sí. Pero a las cuatro de la mañana me llamaron para que me lo llevara: "Si no puede cuidarlo, déjelo donde lo ha encontrado". Al cabo de dos semanas un abuelo recogió otro bebé y me lo trajo. Mis cuatro hijos y los vecinos cuidaban de ellos mientras yo trabajaba. Pero dos días llegué tarde.


Y les explicó lo de los bebés.
Sí, y me dijeron: "O los bebés o el trabajo". En Kenia las personas que te contratan se encargan de guardarte el sueldo. En veinte años de trabajo había acumulado 1.000 euros, pero no me los dieron. Y entonces...

Perdone, ¿cómo se llaman esos italianos?
Rita y John Corri. A partir de ahí decidí dedicarme a los niños abandonados que me traían: había corrido la voz. Los vecinos me ayudaban, me dejaban en la puerta sacos de arroz y legumbres. Un día fui a hacer mis necesidades junto al riachuelo que hay en un pequeño bosque y vi a un babuino con un bebé humano. Conseguí arrebatárselo engañándolo con comida y corrí.


¿Cómo estaba el niño?
Era una costra de sarna y heridas. Lo lavé y lo llevé al hospital. Como sabía que no me iban a atender porque en Kenia la sanidad es de pago, me fui a ver al jefe del hospital. Se lo quedaron, pero al cabo de tres horas me llamaron: "Si no puede hacerse cargo, déjelo donde lo ha encontrado".


¡¿Los médicos también?!
Me recetaron los medicamentos que podían curarlo, nada más, y fui por las casas de los ricos y las farmacias de Nairobi pidiendo caridad para poder comprarlos. Tenía dos años y ya ha cumplido ocho. Le llaman Monito y con él ya eran 18 niños recogidos.


¿En su casa?
Sí, un descampado en un barrio donde la esperanza de vida de los niños no pasa de cinco años y la de las mujeres, de cuarenta. Sin cloacas y con mucha droga y delincuencia. Pero buena gente del barrio me ayudó: construimos barracones y organizamos una escuela en la que jóvenes y adultos que sabían leer y escribir enseñaban a los pequeños. Pero continuamente entraban a robarme.


En el 2007 kikuyus y luhyas se enfrentaron durante las elecciones.
Murieron 1.200 personas. La gente huyó, también mis vecinos. Así que me encontré con casi 100 niños, sin comida y sin ningún tipo de ayuda. Cuando volvieron los primeros turistas, al cabo de seis meses, un fotógrafo colgó en internet un reportaje sobre nosotros. Una niña irlandesa con un cáncer terminal lo vio y le pidió a su padre que ayudara a esa señora.


Una historia increíble.
El padre y unos amigos se fueron a Kenia, compraron un terreno en Ngong y levantaron los barracones en los que hoy vivimos, una zona fértil en la que los niños pueden correr cuando vuelven de la escuela. Teníamos aire libre y cama para todos, pero el cambio fue duro.


Sin la ayuda de los vecinos...
Sí, vivíamos aislados. Pero volví a empezar; recorrí las granjas de la zona y les expliqué mi historia. Conseguí dinero para enviar a los niños a la escuela. Luego llamé a la puerta de las agencias turísticas, y empresas como Kobo Safaris o Ecowildlife empezaron a colaborar conmigo. Les dicto lo necesario, la lista a los Reyes Magos.


¿Y qué pide en su lista?
El mejor regalo es la matrícula del colegio. Y nos han traído una cama para cada uno, con colchón y sábanas.


¿No tenían?
Dormíamos cuatro en cada litera y sin colchón. Unos voluntarios nos han traído contenedores para almacenar agua, otros el camión cisterna semanal. Otros pagan cada lunes al hotel Serena de Nairobi para que nos traiga un camión de comida. Yo no toco dinero, recibo regalos de mi lista de imprescindibles para la vida. ¡Y ya tengo cuatro niños en la universidad!


Felicidades.
Y también necesitamos ordenadores y un profesor de informática. Gracias al Gobierno de Navarra tenemos autobús escolar. Y una empresa madrileña nos va a hacer el camino para que llegue a casa. Y con el premio Navarra Solidaridad abriré un pozo.


¿Alguien ha vuelto a recoger a un niño?
Encontramos un bebé en la estación y al cabo de cuatro años la madre volvió a por él... ¿Para hacerle mendigar por las calles de Nairobi? Decidí adoptarlos a todos.

6 comentarios:

  1. La primera vez que leo algo sobre las ayudas del Gobierno de Navarra, está bien que lo hagan, pero también hacen otras muchas cosas peores, es una lástima.

    Feliz y próspero 2013, lleno de paz, salud y amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año nuevo para ti también, hana. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una historia increíble. De verdad esa mujer es una más de Reyes Magos. Me parece fantástico lo que hace. ¡Gracias por compartir la historia! Ojalá haya más gente buena como Mama Tunza en nuestro mundo.

    ¡Felices fiestas, mucha salud, más gente buena y Amor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alexander, me alegra que te haya gustado. Yo creo que estas personas son la gran esperanza de nuestro mundo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una historia increíble, parece sacada de la imaginación de un escritor utópico, pero es tan real como la vida misma. Todavía se puede creer en el ser humano. Un placer haber tropezado contigo y este Blog.

    Saludos. Me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno, ¿verdad? que sea una persona real. A mí también me ayuda a creer en el ser humano. Bienvenida, Ene, me alegra que te haya gustado el blog. Un abrazo.

      Eliminar

Tu comentario es una buena noticia...