martes, 24 de febrero de 2009

Del amor y de la compasión

Esencia de la renovación - Víctor Lages

La Fundación Casa del Tíbet de Barcelona acaba de inaugurar una exposición titulada "Arte de Amar", del artista portugués Víctor Lages (http://victorlages-artedeamar.blogspot.com/). La muestra -que es una iniciativa solidaria ya que gran parte de los fondos recaudados por la venta de las obras se destinarán a proyectos humanitarios del pueblo tibetano- ha sido realizada en colaboración con la galería Niphus Arte de Madrid.

Desde que recibí esta noticia, he estado pensando sobre el amor, sobre el arte de amar. Me preguntaba quién de nosotros sabe amar, si alguno de nosotros sabe realmente amar. Así, estaba reflexionando sobre este tema cuando, unos días después, a la hora de desayunar, escuché a un hombre mayor, triste y solitario que pedía un cola-cao. Era un personaje enfurruñado, uno de esos individuos que viven enfadados con la vida. Pero, de pronto, al coger el vaso de cola-cao, su expresión se llenó de dulzura y dijo: "Así lo preparaba mi madre cuando yo era pequeño". Sólo eso: "Así lo preparaba mi madre cuando yo era pequeño". Después volvió a su ceño fruncido, a su mirada desconfiada. Pero esas simples palabras despertaron una chispa en mi interior. Comprendí, de pronto, algo sobre el amor. Los budistas tibetanos proponen que, para amar verdaderamente a los demás, podemos tratar de imaginar que en otras vidas han sido nuestras madres, nuestros padres, nuestros hijos. En ese momento, yo sólo pude pensar que aquel ser gastado y triste tuvo un día una madre. Una madre que lo acarició, que lo consoló, que lo quiso con toda su alma. Y, entonces, comprendí que el amor va unido a la compasión. Y, entonces, supe que el amor va unido a la sabiduría. Con esas sencillas palabras, el hombre enfadado me regaló un poquito de compasión, me regaló un rayito de sabiduría. Y, desde ese día, cuando me cruzo con alguien que no sonríe, me imagino que también tuvo una madre, me imagino lo mucho que le debió querer su madre. Y ese amor se derrite en mi corazón, enseñándome a amar un poquito más, un poquito mejor.

Para más información sobre la Casa del Tíbet en Barcelona:

Para encontrar inspiración podéis escuchar
"Om Mani Padme Hum"
mantra de Avalokiteshvara (Buda de la Compasión)

21 comentarios:

  1. Es muy bonita esa reflexión sobre el amor, me ha gustado mucho.
    Se bienvenido a mi casa y muchas gracias por tu visita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. "Vivís para que podáis aprender a amar. Amáis para que podáis aprender a vivir. Esta es la única lección que se exige al hombre." Mikhaïl Naimy, "El libro de Mirdad". Y ¿si fuera algo que hoy podemos hacer, quién no lo haría? Hay un gran misterio en esa palabra: Amor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Casa Encendida,

    gracias a ti también por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado la reflexión sobre el amor.

    Bienvenida tú también al blog.

    Hasta pronto!

    Elena

    ResponderEliminar
  4. Johns,

    gracias por tu comentario y por la reflexión de Naimy. Maravilloso "El libro de Mirdad". Vivir para aprender a amar y amar para aprender a vivir, dos buenas razones para vivir y para amar.

    Muchos besos!!!!

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Elena, primero agradecerte la visita...
    sobre tu reflexión del amor, tengo algunas divagaciones, primero que el problema del amor actual fue el separar o crear definiciones de amor, te pongo ejemplos el amor de madre a hijo no es el mismo que el amor de pareja y esta muy separado del amor de amigos, en fin! se crearon tantas divisiones que el amor fue perdiendo su naturalidad confundiendose sobre todo con el romanticismo ese que no dura nada, entonces nos vamos preguntando si el amor existe, si reunimos nuevamente todos los estados del amor,nos daremos cuenta que nunca estuvo separado de nosotros. uf me extendi, jiji lo siento, un saludo en la distancia!

    ResponderEliminar
  6. Hola Lilyth,

    gracias a ti también por la visita. Cuando yo hablaba del amor en este post, me refería al amor en general. Tienes razón cuando dices que el problema ha sido el crear definiciones o el separar diferentes tipos de amor. Sin embargo, existe un AMOR que comprende a todos los demás amores, que incluye todas las definiciones. Y, sí, es justamente ese amor del que tú hablas, ese amor que nunca estuvo separado de nosotros. Es ese amor del que se entrega al amor, sin mirar a quién, del que derrocha amor a manos llenas, para todos y hacia todos (pareja, amigos, familia, conocidos e, incluso, desconocidos). Ese amor es el que yo trato de recoger, el que me gustaría aprender a sentir en todo momento.

    Muchas gracias por tu reflexión, Lilyth!!!

    Un abrazo,

    Elena

    ResponderEliminar
  7. Que historia más bonita, me gusta la gente que observa todo lo que pasa a su alrededor,
    Por desgracia vivimos tan deprisa que a veces no apreciamos pequeños detalles tan humanos como el que tú nos cuentas, apreciar el estado anímico de alguien y valorar una sonrisa es algo que todos deberíamos practicar a menudo.
    A mi también me gusta tú blog y ten por seguro que apareceré por el más de una vez,
    Gracias por tu comentario tan amigable.
    Por cierto, ¿sabias que para fruncir el ceño se mueven aproximadamente 72 músculos?, Pues para sonreír solo 14.

    Un beso y hasta siempre.

    ResponderEliminar
  8. Hola Elwimg,

    muchas gracias por tu visita y tu comentario. Qué bueno que para sonreír sólo se necesiten 14 músculos. Por lo mucho que nos cuesta a veces, parecería que hicieran falta 500, jajaja

    Sé bienvenida, cuando quieras venir.

    Un abrazo,

    Elena

    ResponderEliminar
  9. Qué preciosidad...
    Gracias por traerme aquí, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu visita, ha sido estupendo poder asomarme a tu ventana, a un rincón de buenas noticias, abunda tanto los malos augurios que es de agradecer, en cuanto a este post reflexionando sobre el amor es delicioso...enhorabuen navagente, iré descubriendote poco a poco.

    ResponderEliminar
  11. Hola cuandomequieras, gracias a ti por asomarte. Voy a enlazarte yo también.

    Otro abrazo para ti,

    Elena

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola, tengo por costumbre, además de ver los blogs de seguidores y desconocidos, retribuir las visitas que me hacen.
    Me encontré con esta sorpresa de blog.
    Me llegó la reflexión sobre el amor porque tengo mis cosas, porque estoy aprendiendo a ver con los ojos del corazón.
    Muy lindo!!!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Paula,

    gracias por tu visita y por tus bellas palabras sobre este post. Me alegro de que te gustara y de que te llegara.

    Otro abrazo para ti,

    Elena

    ResponderEliminar
  17. Gracias por esta preciosa reflexión y también por tu comentario en mi sitio. Te ficho para poder seguirte de vez en cuando, un saludo :-)

    ResponderEliminar
  18. A mi me encantó tu sitio, también voy a seguirte, no lo dudes!!!
    Gracias por tu visita y comentario.
    Un abrazo,
    Elena

    ResponderEliminar
  19. pero qué bonito el texto sobre ese hombre, ¡de verdad que me has emocionado!

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Saroide.... Me alegro de que te haya gustado!!!!

    ResponderEliminar

Tu comentario es una buena noticia...