lunes, 9 de enero de 2017

Esta va por mis padres

(Imagen de google)


En un mundo cada vez más gris, es un milagro encontrar personas que todavía tengan ilusión. Mis padres la tienen. Y hoy quiero hablar de ellos porque me siento muy afortunada y porque quiero agradecerles no sólo el amor que me han dado y me han enseñado -tan grande y tan importante-. No sólo el apoyo, la confianza, la ternura, la lealtad, la complicidad, el cariño, la esperanza… hoy quiero escribirles -especialmente hoy- para agradecerles la ilusión. La que tienen y la que nos contagian.

La ilusión con la que, desde hace 50 años, van a comprar regalos para que el día de Reyes siga siendo mágico, la ilusión con la que los envuelven, con la que preparan el salón, con la que impiden que entremos hasta que estamos todos, la ilusión con la que nos miran cuando abrimos los regalos.

En los días que hace frío, en los días tristes o grises, en los días duros o desagradables sólo tengo que abrir la puerta de su casa para que todo cambie de color. Y sé que, en este mundo, a veces tan complicado, es un privilegio tener un lugar y unas personas que, día a día, te recuerdan la ilusión, la belleza y el amor. 

GRACIAS


4 comentarios:

  1. Ojala disfrutéis durante muchos años más de esa compañía y alegría Elena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus deseos, Ainhoa! Un abrazo. <3

      Eliminar
  2. Es maravilloso que sean así. Y así sea durante mucho tiempo. Un saludo emocionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cristina. Me emociona que te emocione... Un abrazo <3

      Eliminar

Tu comentario es una buena noticia...