lunes, 20 de marzo de 2017

Elogio del vivir


(Imagen encontrada en google)



Elogio del vivir

Ama tu oficio,
tu vocación,
tu estrella,
aquello para lo que sirves,
aquello en que realmente
eres uno entre los hombres,
esfuérzate en tu quehacer
como si de cada detalle que piensas,
de cada palabra que dices,
de cada pieza que colocas,
de cada martillazo que das,
dependiera la salvación de la humanidad.
Porque depende, créeme.
Si olvidándote de ti mismo
haces todo lo que puedes en tu trabajo,
haces más que el emperador que rige
automáticamente sus estados;
haces más que el que inventa teorías universales
sólo para satisfacer su vanidad,
haces más que el político, que el agitador,
que el que gobierna.
Puedes desdeñar todo esto
y el arreglo del mundo.
El mundo se arreglaría bien solo,
solamente con que cada uno
cumpliera su deber con amor,
en su casa.

(Joan Maragall)

* * * * *


Elogi del viure

Estima el teu ofici,
la teva vocació,
la teva estrella,
allò pel que serveixes,
allò en què realment
ets un entre els homes,
esforça’t en el teu quefer
com si de cada detall que penses,
de cada paraula que dius,
de cada peça que poses,
de cada cop de martell que dones,
en depengués la salvació de la humanitat.
Perquè en depèn, creu-me.
Si oblidant-te de tu mateix
fas tot el que pots en el teu treball,
fas més que un emperador que regeix
automàticament els seus estats;
fas més que el qui inventa teories universals
només per satisfer la seva vanitat,
fas més que el polític, que l’agitador,
que el que governa.
Pots desdenyar tot això
i l’adobament del món.
El món s’adobaria bé tot sol,
només que cadascú
fes el seu deure amb amor,
a casa seva.

(Joan Maragall)
  

lunes, 13 de marzo de 2017

Relaciones y felicidad




"No hay tiempo,
muy breve es la vida para disputas,
disculpas, animosidades, pedidos de cuenta.
Sólo hay tiempo para amar,
y solo un instante, por así decirlo, para eso."
(Mark Twain)


Christine me envió el otro día (mil gracias) una de esas maravillosas charlas de TED que quiero compartir aquí porque me pareció muy interesante. El ponente es el psiquiatra y monje zen Robert Waldinger y en su charla habla sobre un estudio de la Universidad de Harvard acerca de las relaciones y de la felicidad.

Voy a hacer un spoiler para los que no tengan tiempo (o ganas) de escuchar la ponencia (a pesar de que sólo dura 12.46 minutos). Waldinger afirma que, en este impresionante estudio que lleva haciéndose 75 años, han podido aprender tres cosas:

1) La primera es que las conexiones sociales nos hacen bien, y que la soledad mata. Resulta que las personas con más vínculos sociales con la familia, los amigos, la comunidad, son más felices, más sanos y viven más que las personas que tienen menos vínculos.

2) La segunda gran lección es que no tiene que ver con la cantidad de amigos que tenemos, tampoco tiene que ver con que estemos en una relación, lo que importa es la calidad de las relaciones más cercanas. Resulta que vivir en medio del conflicto es muy malo para la salud.

3) Y la tercera gran lección sobre las relaciones y la salud es que las buenas relaciones no sólo protegen el cuerpo, protegen también el cerebro.

Dicho esto, creo que vale la pena escuchar toda la ponencia…

lunes, 6 de marzo de 2017

Usted

(Imagen de William C. Beall)    

“Usted, que reclama lo que no recibe, ¿ya pensó en lo que no da?
Usted, que se lamenta porque sufre, ¿ya pensó en cuánto hace sufrir?
Usted, que acusa a la ignorancia, ¿ya evaluó sus conocimientos?
Usted, que condena el error, ¿ya percibió cuánto erró?
Usted, que se dice amigo sincero, ¿ya se analizó con sinceridad?
Usted, que se queja de penurias, ¿ya vio cuánto posee más que los otros?
Usted, que critica el mundo, ¿ya hizo algo para mejorarlo?
Usted, que sueña con el cielo, ¿cuánto ha hecho para extinguir el infierno?
Usted, que se dice modesto, ¿se sentiría orgulloso de parecer humilde?
Usted, que condena el mal, ¿ha procurado difundir el bien?
Usted, que deplora la indiferencia, ¿ha sembrado el amor?
Usted, que se aflige con la pobreza, ¿ha usado bien sus riquezas?
Usted, a quien le duelen las espinas, ¿ha cultivado rosas?
Usted, que tanto lamenta las tinieblas, ¿ha esparcido luz?
Usted, que se ocupa de sí mismo, ¿se ha preocupado por los demás?
Usted, que se siente tan pequeñito, ¿ha procurado crecer?
Usted, que se asusta ante la enfermedad, ¿qué ha hecho por su salud?
Usted, que se queja de soledad, ¿ha brindado su compañía?
Usted, que anhela la concordia, ¿ha combatido la discordia?
Usted.”

(Autor desconocido)